domingo, 15 de enero de 2017

VISITAMOS EL HUERTO DE MIGUEL

Esta primera semana del año hemos hecho una visita al huerto del cole.


Primero hemos observado y nos hemos dado cuenta de que no estaba tan bonito como otras veces.
Claro, estamos en invierno y en esta estación no suele haber flores y la mayor parte de las plantas pierden sus hojas, como el membrillero, al que no le quedaba ni una.

Allí nos estaban esperando Laura y Jacobo para enseñarnos las plantas que había en el huerto, casi todas eran verduras que se plantan en otoño y se recogen en invierno.

 



Algunas de ellas son el repollo, la berza, ...





 ... la lombarda, con ese precioso color morado, ...


... las coles de Bruselas, ...



 ...y  la coliflor y el brócoli, que recordamos, son flores comestibles.

  

Luego Laura nos dijo que íbamos a plantar patatas y nos explicó como debíamos plantarlas.

 

Lo haríamos plantando su tubérculo, es decir, la parte de la planta que es comestible (y no plantando sus semillas) porque es la manera más fácil.


En realidad este tubérculo comestible es un tallo subterráneo de la planta, que se engrosa para actuar como órgano de almacenamiento de nutrientes.

   

Previamente habían puesto las patatas en una caja durante varios días en un lugar húmedo para que comenzaran a salir algunos brotes.


Y nos convertimos en agricultores: hicimos un agujero en la tierra del bancal y metimos la mitad de una patata (con esto es suficiente ).







Tuvimos cuidado de que los brotes quedaran hacia arriba.

                         










 Y cubrimos las patatas con tierra.

     

 Ahora solo hace falta regarlas para mantenerlas siempre húmedas.
Las recogeremos en junio antes de finalizar el curso.


¿Cuántas habrán salido bajo la tierra?
Estimamos que cada planta dará al menos cinco patatas.

Será divertido encontrarlas en el patatal.



En el huerto nos fijamos en un árbol con esta protuberancia. No sabíamos lo que era pero pensando, pensando y con alguna pista que nos dio Teresa supimos que era una seta. A veces salen en los troncos de los árboles.
Algunos años también han salido en el patio de infantil, podemos buscarlas la semana que viene.




También vimos el contenedor del COMPOST.


El compost es un magnifico abono, y totalmente orgánico.


Se obtiene tras la descomposición de materiales orgánicos por la acción de diferentes organismos que se encuentran en la tierra (bacterias, hongos, gusanos, insectos, ...).


Todos los desperdicios orgánicos del huerto se echan en este contenedor de compost y así obtenemos nuestro propio fertilizante.





Antes de volver a clase cogimos algunas hojas de laurel, un arbusto de hoja perenne que usamos como condimento para cocinar. Se puede echar en las lentejas y en las alubias.





Acabamos la visita con unas fotos de grupo:







¡¡¡¡ NOS HA GUSTADO MUCHO !!!