domingo, 18 de diciembre de 2016

FIESTA AZTECA


Prácticamente hemos acabado nuestro proyecto
“EL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA: LOS AZTECAS”
 y como siempre hacemos al acabar los proyectos de historia celebramos una  fiesta dónde  recreamos muchas de las cosas que hemos aprendido.

Por supuesto, estas fiestas nos encantan y las esperamos con impaciencia.  Por fin llegó el día y el pasado jueves nos transformamos en auténticos y valientes aztecas.

Y aquí está la plaza central de Tenochtitlan:

Con sus pirámides y sus templos.

 

 
 
 

Hemos intentado reproducir el templo de Quetzalcoatl.



 
 

La "Piedra del Sol".



 Los dioses (Tlalot).



 El "juego de la pelota".

         
 




 










 El mercado.


Y nosotros,  dispuestos a sumergirnos en esta cultura y a disfrutar.












Como ya conocemos, la capital azteca, tenía gran actividad, era muy bulliciosa.

EL MERCADO 

 

Se cree que su mercado era uno de los más importantes del mundo en su época.
Ya sabíamos que no utilizaban la moneda, aunque las habas de cacao a veces cumplían esta función, fundamentalmente usaban el TRUEQUE.



Y eso hicimos. Teníamos unas tarjetas con los productos que podíamos cambiar. 






  Cada puesto tenía solo dos o tres productos. Al acabar el día de mercado debíamos haberlos cambiado y conseguir otros, o al menos, tener más variedad de productos en nuestro puesto.

Así teníamos nuestros puestos al comenzar: 

 

  


 








Intercambiamos nuestros productos.



Teníamos que anunciar la calidad de lo que vendíamos:

¡¡¡ Calabazas de la mejor chinampa de Tenochtitlan...!!! 




¡¡¡ Pescado fresco del lago Texcoco!!!









 






 


 

 






    




 Y así acabó nuestra mañana de mercado: casi todos teníamos en nuestro puesto más variedad de productos.











 





¡¡¡Hemos sido unos buenos comerciantes!!!! 




 JUEGO DE LA PELOTA

Comenzamos implorando a los dioses para que nos favorecieran en el juego y les pedimos protección.





 


 Empieza el juego.
Ya sabíamos las normas: la pelota solo se podía pegar con los codos, las piernas y la cadera.





Había gradas para los espectadores.


Como no teníamos pelota de caucho empleamos un globo, que es mucho más ligero; así es más fácil.




























Nos lo pasamos genial:



Como ya sabemos, a veces, los aztecas sacrificaban a los jugadores.
Esto nos preocupaba bastante, incluso algunos preguntamos a Teresa si iba a haber sacrificios.

Como ningún equipo había logrado anotar en el aro contrario agradecimos a los dioses que ninguno íbamos a ser sacrificados.


   


Luego bailamos una canción que ya conocíamos: 
"En un poblado azteca"




















 

Tras la danza repusimos fuerzas con un buen almuerzo azteca: tortitas de maíz, patatas, palomitas de maíz y, por supuesto, chocolate.

 













EL PATOLLI

Para acabar la jornada volvimos a la plaza central de Tenochtitlán para  jugar al juego tradicional de los aztecas.
 
      









        


                      



NUESTROS AZTECAS:

   


    


    


         
 
 


¡¡¡ CÓMO NOS GUSTAN LOS PROYECTOS DE HISTORIA !!!


1 comentario:

  1. Me encanta!! Que bien lo pasaron, me da mucha envidia!! Muchas gracias por el trabajo realizado para que los peques aprendan y disfruten tanto!!

    ResponderEliminar