miércoles, 9 de noviembre de 2016

AZTECAS. NACIMIENTO DEL IMPERIO. FUNDACIÓN DE TENOCHTITLAN


El centro del imperio azteca fue  su capital:  
TENOCHTITLÁN

LEYENDA SOBRE SU FUNDACIÓN:

Habitantes de un lugar llamado Aztlán, los futuros mexicas, fueron ordenados por su dios guía, Huitzilopochtli para que abandonaran esas tierras y comenzaran un peregrinar hasta encontrar la señal que él les había prometido: un águila devorando una serpiente, mientras estaba posada sobre un nopal. Esa imagen sería el indicador de que habrían llegado el sito en donde debían fundar una nueva ciudad y un nuevo imperio que estaría por encima de los demás.
 
Así lo hicieron, caminaron durante semanas, meses, incluso años. Se convirtieron en un pueblo errante; hasta que un día, al llegar a los límites del lago de Texcoco  vieron la señal que tanto esperaban. Justo en un islote en medio del lago había un  águila majestuosa posada en un nopal  que tenía en su pico a una serpiente, tal como Huitzilopochtli les había indicado.



Fue en ese momento donde su peregrinación terminó y comenzaron a asentarse, tal y como les había ordenado Huitzilopochtli.



 El águila sobre el nopal es hoy el elemento fundamental del escudo nacional de México.






Cuento sobre la fundación de Tenochtitlan: 



TENOCHTITLÁN  fue fundada en 1325 en una de las islas del lago Texcoco.
En el idioma náhuatl (el que hablaban los aztecas)  significaba      “corazón de tierra”.


Los aztecas ampliaron este islote de manera artificial  creando otros muchos para ampliar su ciudad.

 
En ella vivían miles de personas.

La ciudad estaba conectada  con tierra firme por medio de tres grandes calzadas que partían del centro, donde se ubicaban los edificios más importantes y sagrados.




Existían también numerosos puentes y calles para pasar de un barrio a otro y por ellos transitaban las personas y mercancías.




Igualmente había canales para el paso de canoas y acueductos por los que se transportaba el agua a todos los puntos de la ciudad.

Se dividía en cuatro barrios, cada uno con sus templos y mercados. En los alrededores estaban los cultivos y las casas de los agricultores y en el centro, la gran plaza, con el templo, el mercado principal y la residencia del jefe máximo.



Así la describe el historiador Christopher Loyd en su libro “Todo Sobre Nuestro Mundo”: La ciudad de Tenochtitlan, construida en medio de un lago y sólo accesible mediante tres pasos elevados independientes, era un fabuloso laberinto de canales, pasarelas y puentes, la Venecia de América Central. Se transportaban las mercancías y las personas con canoas a través de una gran red de cinco lagos interconectados. Dos acueductos de terracota, cada uno de seis kilómetros de largo, recogían las aguas de los manantiales cercanos y las llevaban hasta el centro de la ciudad, ya que los doscientos mil habitantes de Tenochtitlan, como los romanos, eran grandes amantes de los baños termales. Normalmente se bañaban dos veces al día y se lavaban con un jabón elaborado con la raíz de una planta llamada copalxocotl.






Sobre las ruinas de Tenochtitlan, destruida por los conquistadores españoles, se construyó la actual capital de México.





Otras ciudades aztecas fueron Tezcoco y Tlacopan, que junto a Tenochtitlan conformaban la  “Triple Alianza”.

Actualmente apenas quedan restos arqueológicos de las construcciones aztecas de estas ciudades pues fueron destruidas por los españoles.


Aquí os dejo algunos vídeos sobre esta maravillosa ciudad constuida por los aztecas.



En estos vídeos podéis ver como se construyó esta ciudad:







Visita virtual por Tenochtitlan:



No hay comentarios:

Publicar un comentario