miércoles, 1 de junio de 2016

NUESTRO ÁRBOL EN PRIMAVERA

El pasado lunes fuimos a visitar a Plateadito, nuestro amigo el álamo plateado del parque.

Cuando llegamos vimos que la hierba estaba muy mojada porque el día anterior había llovido mucho.
Incluso alrededor de nuestro árbol había algo de barro. 

Nos fijamos en sus hojas. Recordamos que la última vez que le vimos era invierno y que no tenía hojas.
Ahora tenía hojas verdes.


Vimos que las dos caras de hojas eran diferentes, el haz era verde y el envés  más claro y blanquecino.

Teresa nos explicó que esas pelusas tan molestas que estos días estamos viendo flotar por el aire proceden de los álamos.
Su fruto es una cápsula pequeña con numerosas semillas rodeadas de pelos lanosos de color blanco. La misión de esta pelusa es facilitar la diseminación de las semillas.
Miramos a nuestro árbol pero no tenía pelusas, probablemente porque había llovido mucho los días anteriores y la había arrastrado. 

Nos fijamos en el tronco y vimos unas hormigas que subían y bajaban por él.

Luego almorzamos y  jugamos  en el parque, que después de un fin de semana tan lluvioso lo estábamos deseando.


No hay comentarios:

Publicar un comentario