lunes, 30 de mayo de 2016

VISITAMOS LA GRANJA



El pasado miércoles nos fuimos de excursión a la granja. Un pequeño viaje en autobús nos llevó hasta Cubillas de Santa Marta para convertirnos en granjeros en la “La Era del Rey”.

Íbamos muy contentos en el autocar. 
Aunque nos pusieron una película en el video muchos preferimos ir cantando la canción que Álex nos había enseñado en el libro “Los mayores nos cuentan”, la de “Una sardina, dos sardinas, …”










Comenzamos con un taller de esquilado.




El esquilado consiste en cortar la lana de las ovejas para su aprovechamiento.
Aprendimos muchas cosas sobre la esquila: porqué se hace, cómo se realiza, qué herramientas se emplean.
A las ovejas les crece la lana continuamente. Esta lana hace que las ovejas estén calentitas en invierno pero en verano les da mucho calor. Por eso se las suele esquilar cada primavera. 






También nos hablaron de las herramientas que se utilizan.
Antes se hacía con tijeras pero ahora se realiza con una máquina eléctrica, parecida a la que usan algunos peluqueros para cortar el pelo, e incluso algunos papás la tienen en casa.

 
Se comienza a esquilar por la barriga de la oveja, se continúa por las extremidades y se acaba por el cuello y la cabeza.


 
Esta lana que obtenemos del esquilado está muy sucia (ha sido el abrigo de la oveja durante todo un año, ja j aja) por eso luego la tuvimos que lavar. 
También la teñimos con tintes naturales.
















Luego nos dispusimos a visitar los animales que vivían en esta granja.

 

La vaca estaba en el establo. Ya sabíamos que nos daba leche pero también se aprovecha su piel, para hacer cuero, y su carne.
Son animales rumiantes, lo cual significa que digieren los alimentos en varias fases. Lo que más curioso nos resultó es que después de tragar los alimentos los devuelven del estómago a la boca para volverlos a masticar. Su estómago está dividido en cuatro partes.







Entramos en el gallinero donde encontramos a los gallos y las gallinas. 


Había gallinas blancas, negras y rojas. Susana, nuestra monitora nos contó que las gallinas blancas ponen huevos blancos y que las rojas y las negras los ponen rojizos.
Además de los huevos las gallinas nos proporcionan carne.

 
Comprobamos que las gallinas no vuelan porque Susana la lanzó al aire y no se fue volando. Solo pueden volar unos metros, los suficientes para, por ejemplo, subirse al tejado del gallinero.


Pudimos tocar su cresta, era blandita como una gominola.

 






 
 


Pasamos a ver las ovejas. Viven en el redil.

 
Había algún cordero, que es la cria de la oveja.
De ellas se aprovecha su carne, su leche y, como ya sabíamos, su lana. Susana nos dijo que las ovejas son de raza churra.













También las cabras son rumiantes.











 

Los machos de estas dos especies son el carnero (oveja) y el chivo (cabra).



 En la granja los tenían separados de las hembras y no pudimos entrar a verlos porque si los molestan se pueden enfadar.





Luego llegó el momento más esperado, visitar a los caballos. 

La monitora nos dio un pequeño susto porque nos dijo que no íbamos a poder montar a caballo. Y era verdad, no había caballos en la granja, eran yeguas (ja ja ja). 















También había dos mulas:

























Y llegó la hora de comer.
 Con tanto ajetreo la mayoría ya teníamos mucho hambre. Casi todos nos comimos todo lo que llevamos.






Después vimos a las tortugas.

 

 

 Una vivía en la tierra y la otra era acuática.
Sus caparazones eran distintos. El de la tortuga terrestre era más abombado y el de la acuática más plano.

Sus patas también eran diferentes. Las de la acuática eran ligeramente palmeadas, como las de los patos, para poder nadar en el agua.















 Y seguimos descubriendo más animales: el cerdo, el erizo, el hanster, los conejos y las ranas. 





 






 Por último realizamos un collage con la lana de las ovejas.


 







¡¡¡¡¡PASAMOS UN DÍA ESTUPENDO!!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario