martes, 17 de mayo de 2016

GAUDÍ: CASA MILÁ

La casa Milá es un edificio modernista, encargado a Gaudí por el industrial Pere Milà Camps en 1906. 
 
Recibió ese nombre de "La Pedrera"por parecerse a una cantera.
Gaudí se inspiró en la naturaleza proyectando  una casa con formas onduladas y vivas, aludiendo al mar y a motivos vegetales lo que le confiere gran movimiento.

Fachada
La fachada que parece un armonioso oleaje. Está construida en su totalidad con piedra natural. Parece una roca modelada por las olas del mar.
A nosotros también nos parecían serpientes

Los entrantes y salientes le dan la sensación de estar en movimiento, creando también un juego de luces y sombras en constante cambio según la hora del día o la posición de quien lo mira.


Hay que destacar los balcones de hierro forjado, con  forma de algas marinas. La mayoría de barandillas tiene una forma más bien abstracta, aunque se encuentran algunos detalles puntuales como una paloma, una máscara de teatro, una estrella de seis puntas, diversas flores y el escudo catalán.


Interior
Esta es la puerta de acceso principal. Da paso al patio de luces.
A algunos nos parecían alas de las mariposas y a otros las manchas de la piel de las jirafas. 


La planta baja presenta dos accesos con vestíbulos que comunican exterior e interior, y que conectan con los dos patios de luces. Los dos amplios portales permiten el paso de los vehículos, que tras los vestíbulos de entrada pueden acceder al garaje inferior a través de unas rampas que dan al sótano.  


 Para el acceso al piso principal colocó dos grandes escalinatas, decoradas con pinturas murales con motivos ornamentales. 
El acceso a las viviendas se articula a través de dos grandes patios de luces, que permiten una amplia iluminación y ventilación para todos los pisos. 


La cara interna de los pisos presenta una nueva fachada con amplios ventanales y barandillas de hierro, con un sistema de columnas cilíndricas. Es de destacar la decoración de las paredes, que están pintadas con tonalidades de ocre y amarillo. 

La última planta es el desván, que Gaudí concibió de forma independiente al resto del edificio, con una original estructura a la vez plástica y funcional.





Azotea
 El edificio se encuentra coronado por una azotea situada sobre el desván.
 


  La terraza está compuesta de varias secciones de diferentes volúmenes y niveles, cuyos desfases están comunicados por pequeños tramos de escaleras, y que crean un espacio de singular originalidad, a la vez funcional y estético.


En la terraza Gaudí situó las salidas de escalera, las chimeneas y las torres de ventilación, que por sus originales formas y diseño innovador crean un auténtico jardín de esculturas al aire libre.
 


Las salidas de escalera están rematadas con la cruz gaudiana de cuatro brazos, y chimeneas recubiertas de fragmentos de cerámica, con la apariencia de cabezas de guerreros protegidas por yelmos.


 A los niños de clase estas chimeneas les parecieron garras de animales, calaveras, soldados e incluso a alguno se le parecieron al personaje de Darth Vader de La Guerra de las Galaxias (y es cierto, se parecen mucho). 

 
La casa Milá fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1984.





Pinchando en este enlace podéis acceder a un vídeo en el que se muestra una proyección en la fachada de La Pedrera.



No hay comentarios:

Publicar un comentario