lunes, 7 de marzo de 2016

JUGAMOS CON MOZART

Seguimos escuchando a nuestro músico preferido.
Esta vez es la pieza titulada: 

  SONATA PARA VIOLÍN EN MI MENOR: MINUETO.

 



Primero escuchamos la música para ver si era lenta o rápida, si sonaba fuerte o suave.
Tras una primera audición para todos estaba claro que era lenta y suave.

Imaginamos a qué podría corresponder esta músoca tan suave, tan relajante. 
Alguien dijo que podía servir para hacer la relajacion de después del recreo, también como canción de cuna.
Estas ideas estaban fenomenal.

Teresa dijo que cerraramos los ojos e imaginasemos que éramos bailarinas.
¿Qué tal?
También podía ser una música adecuada para bailar como esas bailarinas que salen de pequeñas cajitas.
Alguna abuela tenía alguna en casa.
Como esta.



Volvimos a escucharla otra vez, ahora para diferenciar los intrumentos que sonaban.
Desde el principio de la pieza se escucharon unos toquecitos muy suaves. Alguien dijo que era un xilófono.

 Es verdad, sonaba muy parecido a un xilófono, porque era un instrumento de percusión, pero no lo era un xilófono.

Era  el CARRILLÓN.

 
Es un instrumento de percusión formado por un juego de campanas dispuestas en escala musical que se golpean con un martillo.





Distinguimos muy bien el VIOLÍN.



 


  Y había otro instrumento de cuerda, era la guitarra.


    Y por último el clarinete, un instrumento de viento.
 



 Y jugamos a ser bailarinas.

 Las bailarinas estaban dormidas dentro de sus cajitas:


 Abrimos las cajitas, las bailarinas se ponen de pie y comienzan a bailar suave y lentamente al ritmo de la música.


Mientras las bailarinas bailan hacemos pompas de jabón.


 


 Acaba la música y las bailarinas vuelven a sus cajas.

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario