lunes, 7 de diciembre de 2015

EGIPTO: LA ESCRITURA

EL PAPIRO

Cuando vimos las plantas del Nilo ya aprendimos que los egípcios usaban el papiro para hacer el casco de algunas embarcaciones.

Ahora vamos a estudiar su uso más conocido, el de ser uno de los antepasados del papel.

El papiro es una planta que crecía de manera natural a orillas del  Nilo.
Con ella elaboraban las láminas donde escribían y dibujaban.

 



El papiro se fabricaba con los tallos largos y flexibles de esta planta, que tienen una forma triangular.
 





Para elaborar estas láminas seguían los siguientes pasos:


 
 Lo podemos ver también en este vídeo:


 Estos son algunos papiros del Antiguo Egipto:



    


       
Los escribas



Se denominaban así porque dominaban el arte de la escritura.
En Egipto muy pocas personas sabían escribir. 

 
Para ser un escriba se debía estudiar en escuelas a las que iban sobre todo los hijos de los nobles y escribas, aunque podían estar abiertas también a los niños de las familias más humildes.




Los estudios comenzaban a la edad de 4 ó 5 años, y podía llevar varios años. El aprendiz de escriba recibía sus enseñanzas de otro escriba más experimentado en las "Casas de la Vida", en ellas aprendían lectura, escritura, matemáticas y geografía, así como la mejora de la expresión oral y escrita, y una enseñanza moral muy extensa.

Por eso los escribas formaban parte de las clases superiores de la sociedad egipcia y eran indispensables para el buen funcionamiento del Estado.



Debían escribir sobre los acontecimientos de la vida diaria (para que lo supieran futuras generaciones) y además registraban el cobro de los impuestos de los faraones. 
Muchos fueron una especie de funcionarios responsables de la administración del estado, llegando incluso a ser escribas reales.

Escribían sobre las paredes de los templos y las pirámides o en placas de arcilla y piedra y, por supuesto, también sobre láminas de papiro.

 
Su patrón era Thot, el dios de la escritura y sabiduría.


Los jeroglíficos

La palabra “jeroglífico” significa escritura sagrada ya que para los egipcios la escritura tenía un sentido mágico y religioso.
Los jeroglíficos son  probablemente el sistema organizado de escritura más antiguo que se conoce (fue empleado desde el 3.100 a.C.)

Este sistema de escritura está formado por dibujos o símbolos. Cuando están escritos en filas se pueden leer de izquierda a derecha o viceversa, y de arriba abajo si están escritos en columna.

Aquí tenéis un ejemplo de esta escritura:

Pero como podéis imaginar no fue nada fácil comprender lo que aparecía escrito en papiros, tumbas y templos y conocer esta rica cultura.
¿Queréis saber cómo se logró descifrar?
Pues gracias a una piedra, pero no una piedra cualquiera, sino a la famosa “Piedra Roseta”


La Piedra Roseta

La Piedra Roseta fue encontrada por las tropas francesas en 1799, en Egipto, en las proximidades de un lugar con ese nombre (por eso se llama así).


Es la pieza clave para descifrar los antiguos jeroglíficos egipcios.
Y ¿Por qué? ¿Qué tiene de especial?
Pues bien, esta piedra está dividida en tres franjas horizontales, en cada franja está grabado el mismo texto en diferentes lenguas: jeroglífico, demótico y griego antiguo.


Esta característica, fue la que hizo posible ir relacionando símbolos y signos de los textos grabados en la piedra y crear una correspondencia entre ellos, labor que culminaría el famoso egiptólogo francés Jean-François Champollion , posibilitando así al mundo conocer la historia del antiguo Egipto.


En este vídeo puedes encontrar la información (a partir del minuto cuatro):


Aquí tenemos un abecedario egipcio con el que podemos jugar a escribir cualquier palabra como auténticos egipcios.





Y pinchando en este ENLACE podremos escribir usando el ordenador e incluso imprimirlo.
 
 En clase hoy lo hemos escrito nuestro nombre con jeroglíficos y nos hemos divertido mucho.
Aunque no  nos ha dado tiempo a escribir el nombre de todos. Podéis hacerlo en casa.

Además de escribir el nombre también hemos jugado a descifrar mensajes ocultos  escritos en  jeroglífico, como si fuésemos auténticos arqueólogos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario